Club MTB Temblebike "Los Callaos"

. . . desde Junio de 2007 la marea roja surca los caminos de la estepa manchega.
__________ _______ _____ ____ ___ __ _ temblebike_loscallaos@hotmail.com

lunes, 22 de septiembre de 2014

Crónica Camino de Santiago - Vicente y Roman

Fue allá por el mes de julio, cuando estando de fin de semana en Torrenueva en una casa rural con los amigos, se me ocurre comentar en la mañana del sábado estando en una rutita con la bici, la idea de que podíamos hacer el Camino de Santiago, inmediatamente Vicente me dice que a él no le disgusta la idea, ya al día siguiente por la mañana me comenta Vicente que cuente con él que hay que empezar a organizarlo,  Paco comenta que se iría encantado pero le pilla en un momento de su vida en el que Teresita no puede estar 8 días sin él, no obstante nos dice que cualquier cosa que necesitemos que nos ayuda puesto que él lo ha hecho ya dos veces.
Van pasando los días y se lo comento a Ángel Cache y a mi primo Ángel, ambos me dicen que lo tienen en duda, que les atrae mucho la idea pero que no saben. El siguiente paso es sacar la Credencial del Peregrino, me dirijo a la calle carretas donde está la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid donde me dan las 4 credenciales de peregrinos que hay que ir sellando durante todo el camino para que una vez llegados a Santiago nos den La Compostela. El siguiente paso es hacerse con una alforjas y los correspondientes trasportines, así pues me pongo en contacto con Miguel que ya ha hecho el camino con su hermano y me facilita las alforjas, el trasportín me lo dejará Manuel Sánchez “Chente” que lo tenía de cuando hizo una rutita por el Danubio, ya solo queda buscar 3 trasportines y 3 alforjas para el resto de peregrinos. Faltando una semana Ángel “Cache” nos comenta que no está preparado de cabeza para hacer el camino de Santiago, que el año que viene sí que lo hará, que es una cosa que tiene él pendiente, por otro lado mi primo Ángel nos dice que por sus problemas de espalda no podría estar 8 días 8 o 9 horas en bici, así que a una semana vista de salir solo estamos Vicente y Yo. Solo haría falta un trasportín y unas alforjas, nos comenta Curro y Merce que nos dejan una de las suyas pero que hasta el lunes 25 no nos las pueden dejar pues ellos llegan el domingo 24 de hacer el camino desde Burgos, por lo que decidimos pedírselas a Emilio, quien no tiene ningún problema en dejárnoslas. Ya tenemos decidido que camino hacer, saldremos desde la puerta de nuestra casa hasta Santiago y si nos sobra tiempo y ganas iremos hasta Fisterra, cogeremos el camino de levante hasta Zamora donde cogeremos la vía de la plata hasta llegar a Astorga donde tomaremos el camino Francés ya hasta Santiago.

Así pues el sábado 23 de agosto en casa de Manolo nos disponemos a acoplar trasportines y alforjas en nuestras bicis, una vez hecho esto comprobamos como aun estando vacías las alforjas el peso de nuestras bicis aumenta considerablemente, puff nos espera una buena, cuando llego a mi casa me comenta mi padre que con unos “algarillones” como esos iba él a podar cuando era chiquitito, en uno llevaba las tijeras de podar y en el otro el “ato”. Pasamos los dos primeros días de fiestas de Tembleque y ya el lunes me dispongo a hacer las alforjas tratando de que no se me olvide nada, habrá que meter todo tipo de ropa para la bici, tanto por si llueve como por si hace frio, además de ropa de calle para cuando lleguemos al final de cada etapa, una vez hechas las alforjas las pongo en el trasportín y compruebo lo mucho que pesa la bici, pufff esto no puede ser, si apenas puedo levantar la rueda de atrás, peso las alforjas y pesan 11 kg, más que la bici sola, pufff nos espera una buena, llamo a Vicente y me dice que a él pesa más o menos igual, es lo que hay. Mi primo Ángel me realiza los últimos ajustes a la bici, ya está todo preparado para el día siguiente iniciar la “aventura-peregrinación”, me dirijo a la oficina de turismo donde mi amiga Felicidad me pone el primer sello en la credencial que marca el inicio del camino. Termino el concierto de la Banda con motivo de las fiestas de Tembleque, me despido de mis sobris, mi hermana y mi cuñado, ceno y me meto en la cama con el correspondiente gusanillo en el estómago, apenas pego ojo durante toda la noche hasta que suena el despertador.

ETAPA 1 (MARTES)
TEMBLEQUE (TOLEDO) - SAN MARTIN DE VALDEIGLESIAS (MADRID) 

Llegó el día, desayuno me pongo el maillot y culote, me despido de mis padres y saliendo por la portada de mi casa con un pequeño nudo en la garganta me dirijo hasta la Cruz Verde donde había quedado con Vicente, Paco, Oscar y Manolo que nos acompañarían hasta Nambroca, ya en la cruz verde nos hacemos las correspondientes fotitos, le comenta Paco a Vicente que viniendo conmigo fotitos de estas no le van a faltar,  nos comenta Vicente que cuando salía por la portada de su casa todavía había gente en el paseo de la zanja pegando saltos y que alguno le voceó, agacho la cabeza y tiro para delante sin mirar atrás, repesamos las bicis, la mía parece que pesa un poco más, pero que habéis echado comenta Paco, a partir de hoy las bicis serán “motos” por su difícil maniobrabilidad sobre todo en parado, sin más deambulo nos podemos a pedalear, en la cabeza no teníamos otra cosa llegar a Santiago.
Cuando salimos al camino me doy cuenta de que mis alforjas van colocadas muy atrás con lo que el control de la bici se hace muy difícil, por lo que decido adelantarlas cuando paremos a tomar algo, vamos hablando los 5 tranquilamente como si se tratara de una ruta cualquiera hasta llegar a Nambroca donde nos dejan solos, desde aquí hasta Santiago, alguno de ellos se hubiese venido con nosotros con los ojos cerrados, nos despedimos de ellos, gran detalle el acompañarnos y más siendo fiestas en Tembleque con el consiguiente madrugón que se habían pegado.


Así vamos hablando de lo que habíamos echado en las alforjas, le comento a Vicente que yo me he echado hasta un bañador y las chanclas por si me tengo que dar un baño en la playa, me dice Vicente, ves ya va saliendo el peso de más de las alforjas, casi sin darnos cuenta nos presentamos en Toledo, nos hacemos las correspondientes fotitos y seguimos la ruta, salimos de Toledo con los correspondientes repechos, comienza a hacer calor, es cerca del mediodía y llegamos a Rielves, pasamos a la piscina municipal donde nos tomamos una coca cola fresquita que nos deja el cuerpo como un relojito, veníamos con necesidad de algo fresco, pasamos al Ayuntamiento donde nos sellan la credencial y nos piden que le firmemos el libro de visitas y le dejemos algún mensaje, ponemos “un madridista y un catalán de camino a Santiago van…” una versión de una frase que desde que teníamos 7-8 años ya compartíamos Vicente y yo “un madridista y un catalán amigos nunca serán pero Vicente y Román que siempre lo serán” preguntamos cuantos kilómetros hay hasta Almorox, ese es el punto donde hemos decidido hacer el final de etapa hoy, serian casi 125 km, así llegamos hasta Torrijos, donde decidimos parar a comer en una terracita en la plaza, llenamos los bidones y además le ponemos unos hielos pues el calor Toledano está apretando, y llegamos a Maqueda, cogemos un poco de carretera hasta coger un camino casi todo el tiempo picando para abajo, y en una bajada primer contratiempo uno de los ganchos de mis alforjas se suelta y se engancha en los radios, pufff paré inmediatamente, pensamos que había sido algo más grave, aprovechamos para adelantar ya mis alforjas, de aquí a Escalona donde subimos hacia el castillo y paramos en un bar para volver a recargar los bidones de hielo y agua, preguntamos a un paisano que cuanto queda para Almorox y nos dice que “7-8 km to cuesta arriba” pufff y con el calor que hace, nada tendrá que ser así, una pedalada detrás de otra llegamos a Almorox, tenía razón el paisano, vaya 7-8 km, paramos en un árbol en una calle de Almorox, serian sobre las 17h, estaba cayendo el sol a plomo, ni un alma por la calle, barajamos la posibilidad de continuar hasta el siguiente pueblo que era San Martin de Valdeiglesias para quitarnos en estos primeros días kilómetros puesto que los últimos días serían los más duros por el terreno y por el cansancio acumulado, calculamos que serían 18 km más,  puff como fuesen así de duros… hacemos 3 km y nos paramos en una gasolinera para echarnos agua en la cabeza, el calor aprieta, Vicente encuentra una fuente en una de las paredes de la gasolinera y comienza a echarse agua en la cabeza, en cuanto le veo le digo pero lebrel pasa al baño que hay fuera pareces un perro!! Jajajaja Hablamos con el gasolinero y nos dice que hasta San Martin ya casi no queda subida y que son 10-12 km nada más, así sin más emprendemos la marcha, los kilómetros no cundían, cuando llevábamos 8 de continua subida desde la gasolinera cuando vemos un cartel que pone San Martin 12 km, pufff este tío de la gasolinera no ha engañado como a chinos!!! Y el calor apretando!!! Y las alforjas tirando para atrás!!! Miro el perfil en el Garmin y veo que los 3-4 km últimos son de bajada, así llegamos a San Martin, a la entrada un Mercadona, donde paramos para comprar gel frio para las piernas y una coca cola fresquita, bebida fría no tienen por lo que bajamos a un DIA que había a continuación, nos bebemos medio litro de coca cola cada uno en menos que canta un gallo, esto ya es otra cosa, primera etapa finalizada, 140,49 km del ala con 1.203 m de desnivel acumulado, no está mal para ser el primer día, ya estamos en la falda de la Sierra de Gredos, preguntamos a un paisano por un hostal para dormir y nos indican uno bueno bonito y barato, hostal Plaza del Pilar, nos dirigimos a él previo paso por una gasolinera para darle un lavado a las bicis, sobre todo a la cadena y los piñones, nos duchamos y salimos a tomarnos unas cervecitas que son muy hidratantes en una terracita, a continuación buscamos un sitio para cenar, preguntamos a una pareja y nos dicen un sitio al que van ellos donde ponen una milanesa argentina buenísima, allí pedimos de primero pasta y de segundo la milanesa, le pedimos al camarero una fruta de postre y nos dice que no tiene aunque tanto le insistimos que el muchacho con muy buena voluntad nos dice que tiene una manzana y una naranja, un poco pochas la verdad, pero bueno el muchacho las trajo de lo mucho que le insistimos. Nos vamos a la cama, el día de mañana será duro puesto que tenemos que atravesar la Sierra de Gredos hasta Ávila.

ETAPA 2 (MIÉRCOLES)
SAN MARTIN DE VALDEIGLESIAS (MADRID) – AREVALO (ÁVILA)

6:45 h de la mañana, suena el despertador, nos vestimos, bajamos a desayunar en el hostal donde nos preparan un bocata de jamón con aceite para cada uno, hoy será duro, sacamos las bicis del garaje del hostal y Vicente me comenta que tenemos un problema, sus ruedas han perdido aire, pufff el dueño del hostal nos dice que la gasolinera no abre hasta las 9h, el hijo del dueño nos dice que tiene una buena bomba de aire, nos la trae y vemos que saca más aire del que mete, le digo a Vicente que pruebe con mi bombín, probamos y dice Vicente adiós este va a ser nuestra salvación durante toda la ruta, ya lo veo yo!!! Comenzamos la ruta ya desde primera hora para arriba, nos encontramos al primer peregrino a pie y así llegamos hasta Cebreros donde paramos a sellar, desde aquí comenzamos a subir el Puerto de Arrebatacapas, que bonito, vamos disfrutando como enanos, que paisajes, curva tras curva, me mira Vicente y me dice Iaxxxx pero si no estás ni sudando!! Este tío ni suda!!! Jajajajajaja paramos arriba y hacemos unas fotitos estamos a 1.068 m de altura, nos disponemos a bajar y otro repecho de otros 3 km nos espera, hasta llegar a una finca con caballos donde nos comemos unas barritas, ya nos disponemos a seguir y veo que Vicente tira el plástico de la barrita al suelo, lebrel que haces?? Que quieres que le coja?? Pues claro le coges y te le metes al bolsillo y cuando termines lo tiras a la basura, hazlo por Estela y Vicentillo.


Continuamos bajando disfrutado como enanos hasta que llegamos a San Bartolomé de Pinares donde paramos a coger agua, afrontamos el segundo puerto de la jornada, el Puerto del Boquerón, un puerto que se nos hizo más duro que el anterior aunque el cansancio se hace más llevadero viendo lo que tenemos alrededor, nos adelanta un ciclista con una bici de carretera que nos da ánimos, que envidia quien pillara la placa para subir este puertecito, al fondo vemos a otro peregrino en bici, poco a poco le vamos dando caza hasta que lo cogemos y subimos con él el ultimo km, nos dice que el va hasta Ávila donde ha quedado con otros dos compañeros para continuar desde allí con ellos, le decimos que nosotros queremos tirar un poco más de Ávila, así coronamos el puerto del boquerón y nos disponemos a bajarlo hasta Ávila, son las 12:45h, buscamos el ayuntamiento o la oficina de turismo para sellar y en una terracita nos disponemos a comer unos espaguetis, y me comenta Vicente que la cucharita que le han puesto no le hace falta para enrollar los espaguetis que no van a oír el trueno, jajajaja de segundo un filetito de ternera, cargamos agua y continuamos la ruta.

Ya prácticamente todo el trayecto hasta el final de hoy picando para abajo, aunque con mucho aire, esto ya vuelve a ser como el paisaje castellano manchego, le comento a Vicente que por este terreno ya el árbol más alto es como por Tembleque, una Toba, pero de repente empieza a cambiar el paisaje y empezamos a atravesar unos pinares muy chulos que hacen que el calor se haga más llevadero, ya a tres kilómetros de Arévalo empiezo a decirle a Vicente todos los datos de la ruta de hoy, desde los kilómetros hasta las pulsaciones medias, hasta qué punto no le diría datos que me dice, oye te ha dado un aire o un golpe de calor??? Jajajajaja, llegamos a Arévalo sobre las 17:15h nos tomamos la correspondiente Coca-Cola en una gasolinera para reponer, segundo día superado, 112,77 km del ala con 1.503 m de desnivel acumulado y buscamos un hostal para dormir, hoy toca hacer la colada, la hacemos en la bañera, tendemos la colada en el balcón, salimos a dar una vuelta por el pueblo, compramos unos plátanos en una frutería para el día siguiente y nos tomamos unas cervecitas en una terracita para hidratarnos, damos una vuelta por el pueblo y nos vamos al hostal a cenar donde nos dan de comer aunque un poco escaso para seguir dando pedales al día siguiente.

ETAPA 3 (MIERCOLES)
AREVALO (AVILA) - MONTAMARTA (ZAMORA)

6:45h de la mañana, suena el despertador, nos ponemos el culote y el maillot y cogemos las bicis, vamos a buscar un bar para desayunar en el primero nos dicen que no tienen ni pan ni jamón pero nos dicen uno donde si lo tienen, Bar el Sol, vamos hasta allí, donde nos ponen un bocadillo de jamón con unas lonchas de jamón tan gordas que no se la saltaba un gitano, desayunamos mientras vemos los encierros de San Sebastián de los Reyes,  nos disponemos a echar aire a las ruedas de la bici de Vicente y tenemos el primer contratiempo, pierde aire por uno de los obuses de la válvula, no hay problema sacamos la llave para apretar los radios y apretamos el obús, nos disponemos a dar pedales camino de Medina del Campo, no llevábamos ni 5 km cuando vemos una majada con dos perros sueltos y me dice Vicente y estos que hacemos con ellos?? Empezamos despacito a dar pedales y vemos que uno de ellos se nos arranca, metemos la paellera y nos ponemos a 30 km/h, ni rastro del perro, y del otro menos todavía, que según Vicente era perro perro.
Continuamos por caminos muy parecidos a los de Castilla la Mancha hasta llegar a Medina del Campo , nos dirigimos a su castillo (Que yo ya conocía de un sorteo que había hecho allí) donde nos sellan la credencial, salimos de Medina por carretera hasta que cogemos un camino que nos lleva a un valle muy bonito todo lleno de viñas, bajamos al valle y luego consecuentemente hay que subir, buenas rampitas de salida del valle por el camino, salimos de nuevo a la carretera hasta que llegamos a Siete Iglesias de Trabancos donde nos tomamos una coca cola fresquita y continuamos dándole al pedal, el paisaje ya va cambiando hasta que bajamos una cuesta que termina en un embalse, el embalse de San José, que bonito paisaje, cogemos una carretera llena de maizales que están regados por continuos canales de riego, se nota que vamos al lado del rio Duero (canal de San José) fue pasar el cartel de Zamora y el aire empezó a soplar, la idea es comer en Toro, pues esta carretera nos va indicando continuamente que el siguiente pueblo es Toro, hasta que llegamos a un cruce donde el GPS donde llevamos el track del camino nos indica que hay que girar a la izquierda, cambio de planes quedaban 4 km para Toro donde pensábamos comer, pero Toro estaba fuera de la ruta y no íbamos a hacer 4 km de ida y otros 4 km de vuelta para volver a la ruta, decidimos seguir hasta el siguiente pueblo, y tras 4 km vemos que no llega ningún pueblo y no hay ninguna señal, me dice Vicente vaya tela estamos perdidos a las 14:15h entre maizales y con más hambre que un perro, le digo no queda otra Vicente dar pedales hasta encontrar un pueblo, así continuamos, menos mal que entre los maizales no hacía mucho calor, y a eso de las 15:15h vemos un pueblito, Peleagonzalo, por el que no andaban ni los gatos, no tenía pinta de que hubiera algún bar, a la salida del pueblo no vimos nada, nos paramos y le digo a Vicente yo tengo mucha hambre me voy a comer una barrita y seguimos hasta encontrar un pueblo, Vicente dijo espera que por esta calle baja un coche y le pregunto, menos mal que nos dijo que arriba del pueblo había un pequeño bar que lo mismo ahí nos daban de comer, fuimos hacia allí y nos prepararon un plato combinado con huevos y lomo que nos supo a gloria, estando comiendo nos preguntaron que de donde éramos y al decirle de Tembleque uno de los que estaba en el bar nos dijo que él había vivido muchos años en Ocaña cuando era camionero de El Corte Ingles, que pequeño es el mundo, terminamos de comer, nos sellan la credencial y nos pusimos de nuevo con la faena rumbo a Zamora con el aire en contra y con lo que habíamos comido no había quien diera pedales, que largo se nos hizo el camino hasta que llegamos a Zamora, allí paramos durante 45 minutos a hacer unas fotitos, Zamora tiene mucho que ver (ya estuve yo en otro sorteo Viajero) y pusimos rumbo a Montamarta, no sin antes sellar en la catedral de Zamora, antes de salir preguntamos a cuantos kilometros estaba Montamarta y buscamos alojamiento en el móvil por si no hubiese habido quedarnos ya a dormir en Zamora, tras una búsqueda en google y una llamada reservamos alojamiento en la Casa Rural el Bruñedo, por teléfono nos dijeron que estábamos a 15 kilometros, 15 km que la postre serian 20 km, esta ha sido la tónica general de todo el camino, de menos nunca nos salían los kilómetros, se nos hicieron eternos estos 20 km con un airazo lateral que casi nos tira de la bici, las alforjas hacían de ruedas lenticulares, jajajaja, no veíamos el pueblo hasta que tras una subidita por fin divisamos alguna casa, ya desde Zamora dejamos el Camino de Levante para coger el Camino Via de la Plata, éste no le abandonaríamos hasta Astorga. Llegamos a Montamarta, con 144,97 km del ala y 767 m de desnivel acumulado, tercera etapa completada, Montamarta es un pueblo de Zamora muy pequeñito, no nos costó encontrar la casa rural, llegamos y nos atendió un chaval y nos dijo que compartíamos casa con una mujer Argentina que estaba haciendo el camino al revés, al revés le dijimos?? Que raro, sacamos las cosas de las alforjas y mientras que Vicente se duchaba salió Celia la mujer Argentina de su habitación, estuve hablando con ella y me dijo que había hecho el camino de la plata entero con su hermano y que apenas le dio tiempo a disfrutar de él porque su hermano iba muy deprisa, con lo que cuando llegó a Santiago decidió hacerlo al revés ella para disfrutar de lo sitios donde no había podido parar, me comento que estaba sorprendida de lo hasta donde podía llegar su cuerpo, gran mérito la de esta mujer, tanto por hacer el camino dos veces en una como por hacerlo en solitario. Una vez duchados salimos a tomar la correspondiente cervecita y a cenar en el Bar Rosa Mari, un plato combinado con pechuga de pollo que a la postre el día siguiente nos daría hambre más temprano de lo normal, por lo menos a mí, jejeje. A la cama a descansar hasta la siguiente etapa.

ETAPA 4 (VIERNES)
 MONTAMARTA (ZAMORA) – ASTORGA (LEON)

6:45h de la mañana, suena el despertador, toca levantarse y ponerse el culote y el maillot, preparamos las alforjas y salimos a la calle donde nos despedimos de Celia, ella va en un sentido y nosotros en sentido contrario, hoy hace más fresquete que ayer, nos acercamos al bar donde por la noche habíamos cenado y como viene siendo habitual nos comemos un buen bocadillo de jamón con un zumo y un café con leche, a la vez que en la tele veíamos los encierros de Sanse, damos aire a las ruedas de Vicente y nos ponemos en marcha rumbo a Astorga, esta parte del camino se nota que está más transitada por peregrinos, está mejor señalizada por hitos de piedra, salimos de Montamarta atravesando la cola del embalse de Ricobayo.

Enseguida llegamos a una zona de obras de una autovía, vemos a un peregrino a pie, y un poco más adelante nos llama la atención el jefe de obra de dicha autovía, donde vais por aquí?? No veis que esta todo destruido?? El camino no pasa por aquí, nos dice, yo le digo que según mi GPS vamos bien y me dice el GPS te puede decir si quiere que tires por un barranco pero por aqui no es, nos dijo que tuviésemos cuidado con las máquinas y que saliéramos a un camino paralelo para enseguida coger ya el camino de la plata, donde divisamos un castillo derruido y al segundo peregrino de hoy, llegamos a un pueblito donde nos encontramos a un paisano que nos dijo que no continuáramos por el camino si no queríamos llevar la bici a hombros, nos dijo que saliéramos a la carretera que el camino estaba muy malo, el paisaje ya va cambiando, nos encontramos al tercer peregrino en esta ocasión una peregrina que se encontraba sentada en el camino almorzando, lo que me faltaba al verla me entro más hambre, me comí un croissant que tenia de la casa rural, 5 km antes de entrar a Benavente atravesamos un puente por el que pasaba el tren y donde habían puesto chapas entre las traviesas para poder pasar salvo los 5 últimos metros del puente en los que no había chapa!!!! Menos mal que íbamos pendientes si no hubiésemos caído al rio, paramos y pasamos por los laterales del puente que si tenían chapa, entramos a Benavente donde sellamos en el ayuntamiento de Benavente, ya cuando nos íbamos a poner en marcha y nos encontramos con un colega de pedales, que nos dijo como podíamos ir por carretera hasta La Bañeza por si queríamos adelantar algo de tiempo, el tramo de las obras, nos había retrasado bastante, nos dirigimos por donde nos había dicho el colega, no sin antes tomarnos una coca cola y una palmera de chocolate, llevaba dos horas diciéndole a Vicente que tenía más hambre que un perro, las pechuguitas de pollo me estaban pasando factura, cogimos un tramo de carretera y viendo que habíamos adelantado bastante decidimos coger de nuevo el track para incorporarnos a un camino y llegar a Alija del Infantado (León) donde nos sellaron en el ayuntamiento y nos pusimos a comer en el Bar-Café La Rúa donde nos encontramos a un paisano del pueblo que también conocía Tembleque pues había estado de representante de peluches y se había movido por esa zona, que pequeño es el mundo, así nos pusimos rumbo a Astorga, 40 km nos esperan, enseguida nos pusimos a darle al pedal al lado de un arroyo con continuos maizales y terreno llano, prácticamente íbamos siempre por la sombra de los árboles de la margen del arroyo, que bonito es esto, hasta que damos un giro a la derecha y dejamos la sombra por una zona de chaparros y buen camino hasta llegar a La Bañeza, aquí sí que aprieta más el calor, pasamos La Bañeza y antes de coger un camino que nos dirigiría ya a Astorga me dice Vicente espera espera que te voy a enseñar una cosa que he visto, nos desviamos un poco del track para meternos al rio Duerna donde Vicente ni corto ni perezoso se refrescó la cabeza, se quitó el maillot y se refrescó también el cuerpo, había dos chavales que no daban crédito viendo a un operario sin maillot y echándose agua en la cabeza diciendo… que fresquita!!!! Jajajajaja yo también me refresqué y pusimos rumbo a Astorga por un camino rodón y rodeados de chaparros, así llegamos a Astorga con 124,75 km del ala y 713 m de desnivel acumulado, nos damos la mano, cuarta etapa completada, a la entrada de Astorga vemos un lavadero de coches donde lavamos la bici para al día siguiente engrasarla, buscamos alojamiento y nos damos cuenta de que son las fiestas de Astorga, vamos a tener difícil alojarnos, llegamos a la plaza del ayuntamiento, nos hacemos unas fotos y buscamos un hostal.

Pasamos al hostal La Peseta y preguntamos precio, nos dan un precio un poco mayor de lo habitual pero decidimos quedarnos por no buscar más, hacemos la colada, nos duchamos y salimos a dar una vuelta por Astorga que tiene mucho que ver, la Catedral, el Palacio de Gaudí… nos hacemos las correspondientes fotos y nos sentamos a planificar la siguiente etapa, esta sería dura pues nada más salir subiríamos la Cruz de ferro para bajar a Ponferrada y subir O´Cebreiro donde pensábamos dormir, llamamos a Paco quien nos facilita un teléfono de un alojamiento para reservar donde estuvo el cuándo hizo el camino, llamamos y no nos cogieron el teléfono, buscamos más alojamientos por internet y llamamos a otros dos, todo estaba ocupado, llamamos nuevamente a Paco para decirle si el Alto do Poio está muy lejos de O´Cebreiro y reservar allí, nos comenta que tan solo 10 km más por lo que de los 95 km que pensábamos hacer ya nos íbamos a ir a los 105 km, el caso es hacer siempre km de más, jajajajaja, llamamos al hostal Santa María en el Alto do Poio donde reservamos, una vez hecho esto buscamos sitio para cenar, esta todo abarrotado de gente, cenamos al lado de la plaza un poco de pasta y unos filetes porque mañana será un día duro, llegamos al hostal y vemos que la badana del culote está muy mojada, bajo a recepción y le pido un secador de pelo para secarlo y nos vamos a la cama, caemos fritos oyendo la orquesta de la plaza de fondo.

ETAPA 5 (SÁBADO)
 ASTORGA (LEON) – ALTO DO POIO (LUGO)

6:45h suena el despertador, preparamos las alforjas y buscamos un bar para desayunar, mientras vemos un continuo paso de gente que viene de fiesta y que se mezclan con el continuo paso de peregrinos, aquí sí que voy a tener que emplear el timbre para que nos den paso, nos tomamos el correspondiente bocata de jamón con el zumo y café con leche, damos aire a las ruedas de Vicente y a pedalear, empezamos el camino adelantando peregrinos y saludando a todo el mundo, buen día o buen Camino… vas a saludar a todo el mundo?? me dice Vicente, jajajaja vamos pasando pueblitos muy bonitos y adentrándonos en la sierra hasta que llegamos a Rabanal del Camino donde empieza lo duro del puerto de la Cruz de Hierro, me comenta Vicente que le parece a él que cuando lleguemos al Alto do Poio estaremos hasta la poll… nos adentramos en un camino de piedras subiendo todo el tiempo con grandes rampas que acentúan su porcentaje con el peso de las alforjas, vamos subiendo todo el tiempo cubiertos por los árboles, joer que bonito es esto, salimos a la carretera durante un tramo hasta que nos volvemos a meter un una vereda donde nos encontramos con una fuente donde nos paramos y disfrutamos del paisaje, nos pasa un chavalito en bici mientras que estábamos parados, iba pegando buena camelladas, dice Vicente adiu mira se parece a frome!!! Continuamos la marcha subiendo una vereda al 20% poniéndonos en la puntita del sillín y agachados para que no se nos ponga la bici de “manillas” hasta desembocar en la carretera, carretera que ya no dejaríamos hasta la cima del puerto, pronto damos caza a “Frome” que parece que va haciendo series, da muchos pedales y se para y así otra vez, le adelantamos y le saludamos, no nos contesta, es extranjero no entiende ni papa, seguimos subiendo y nos encontramos con un carretero que nos adelanta mientras que nosotros tomábamos unas fotos, justo en ese momento pincha aunque decide subir con nosotros hasta el final, llegamos al último kilómetro donde nos dice que es una rampa muy dura que nos lo tomemos con calma, se despega un poco de nosotros aunque al final le damos caza hasta que se para a arreglar el pinchazo, llegamos a la Cruz de Hierro o de Ferro, donde la tradición es dejar una piedra cogida en el camino o algún recuerdo, nos encontramos con unos ciclistas palentinos con los que posteriormente coincidiremos lo largo del camino, comenzamos la bajada hasta Manjarín un “pueblo” con una sola casa donde sellamos la credencial, en esta bajada nos adelanta “frome” como un tiro, le doy ánimos, mal hecho por mi parte porque iba como loco y 300 m más adelante vemos como empieza a hacer “eses” con la bici y haciendo ademán de descabalgar de la bici, se va a caer, puff al final se hace con ella y para, paramos y le preguntamos, no entiende ni papa, vemos que se le ha salido la cadena, de lo nervioso que está no puede ponerla y le ayudo a ponerla, ya se iba pero antes Vicente le silva y le dice: León!! Tranquilo León haciéndole gestos con la mano de que se lo tomara con tranquilidad, jajajajaja ojo Vicente. Continuamos con 15 km de bajada, una bajada muy bonita por carretera e ideal para subirla con la flaca, hasta Molina Seca un pueblo muy bonito con unos baños naturales en el rio, de los que ya me había hablado Leticia y Alfredo, de ahí nos vamos hacia Ponferrada donde nos tomamos la correspondiente Coca-Cola y bollito, me comenta Vicente que hoy se nos va a hacer también el día largo, tiramos un poco más hasta parar a comer, pasamos por unas zonas de chalets muy bonitas hasta empezar a subir poco a poco para arriba, esto ya empieza a subir, hasta llegar a Villafranca del Bierzo donde paramos a comer y coincidimos con tres peregrinos a pie que habían empezado en Ponferrada, e iban de despedida de soltero, uno de ellos se casaba en 15 días, el novio decía que al día siguiente abandonaba, estaba un poco rellenito y decía que eso era muy duro para él, hacemos una buena comida pues nos espera la subida a O´Cebreiro y al Alto do Poio, le preguntamos al dueño del bar La Parada Alegre del Peregrino y nos dicen que nos quedan 28 km hasta la cima, de los cuales 20 son de subida tranquila por la sombra, al margen del rio y 8 muy duros a partir de Las Herrerías, nos habían avisado tanto Paco como Curro y Merce que teníamos que llegar a Herrerías y subir por allí que era más bonito subirlo por ahí aunque más duro, pero merecería la pena, tras 15 km vemos a una chica que baja con la bici, Morena!!! Dice Vicente, la preguntamos cuanto queda para Herrerías y que desvío hay que coger, la morena nos lo explica muy bien y muy atentos que estábamos a las explicaciones y a lo que no son las explicaciones, jajajajaja, llegamos a Herrerías y aquello se empieza a complicar comenzamos a subir durante 3 km duros al 8-9% hasta que llegamos a una curva de 180º donde están cortando leña, aquello ya se puso al 12% preguntamos sobre la marcha que cuanto queda y nos dicen que 4-5 km hasta La Laguna y luego 2 hasta O´Cebreiro, pufff que duro se nos va a hacer esto, no baja del 10-11% las alforjas tiran para atrás que es un gusto, como se pega la carretera, hace mucho calor, aun así me sorprendo, miro las pulsaciones y veo que me marcan 140 ppm se lo comento a Vicente y me dice no me  jodas!!! Apúntate a un Soploman!!! Le digo para qué?? Si voy disfrutando así para que me voy a apretar con esas barbaridades… y me dice un tío que no sube de revoluciones… jajajaja seguimos dándole duro, pasan 2 km y le comento a Vicente que esto se va a hacer largo que voy a poner el platito y a bajar piñones y no me voy a poner ni colorao, jajajaja metemos platito y llegamos a la altura de un ciclista con alforjas que está a la sombra del único árbol que había, le preguntamos cuanto queda y nos dice que 2 km hasta la Laguna y otros 2 hasta O Cebreiro y todo lo que queda es así o más duro, pufff con razón se ha parado él, seguimos al tran tran sin darnos un respiro la carretera siempre marcando al 11-12 %, vemos que está pintado en la carretera 1km al BAR, eso nos da alas, nos encontramos con un taxi que baja a por el peregrino en bici, había llamado al taxi para que le llevara a su destino, así llegamos a otra pintada en la carretera que pone 500 m al bar, llegamos a La Laguna, tres casas y un bar, oigo decir a Vicente esto es un oasis!!!! pufff pedimos una coca cola que no siente el trueno, le decimos lo que le debemos y nos dice que tres euros, y le digo a la camarera… si nos dices 30€ también te los damos, continuamos hasta O´Cebreiro con más de lo mismo, rampas del 10-11% hasta que por fin llegamos a la cima, se hizo de rogar pero mereció la pena, que vistas!!! Impresionante, que bonito, sellamos la credencial y nos quedamos 30 minutos sentados observando el paisaje.

Mientras paso a una tienda para poner a cargar el GPS que estaba a punto de quedarse sin batería, mientras nos pregunta un chico que iba con su familia que por donde habíamos subido, se lo dijimos y el dije que era duro y nos dijo que lo conocía bien que ya lo había hecho dos veces, nos preguntó que donde habíamos empezado hoy y le dijimos que en Astorga, se echó las manos a la cabeza y dijo madre mía!!! Estáis locos!!! Qué barbaridad!!!  Recojo el GPS de la tienda y continuamos con una bajada por carretera hasta el inicio del Alto do Poio donde estaba la carretera en obras y donde nos dice un obrero que subamos por carretera que por camino no se nos ocurra que tenemos que ir con la bici a cuestas, por fin llegamos al Alto do Poio a 1.335 m de altura, y efectivamente llegamos hasta la poll… miro al reloj que marcaba las 20:05h, nos dimos la mano y dimos por concluida la quinta etapa con 116,72 km del ala y 2.354 m de desnivel acumulado, nos duchamos y bajamos a cenar al comedor del hostal, la dueña nos hizo una sopita y unos filetes que nos dejaron el cuerpo otra vez como un relojito, nos metimos a la cama con una sudadera pues hacia frio y con una mantita hasta el día siguiente. Hoy había sido el día más duro con diferencia.

ETAPA 6 (DOMINGO) 
ALTO DO POIO (LUGO) – MELIDE (LA CORUÑA)

6:45h suena el despertador, bajamos a desayunar el correspondiente bocadillo de jamón y café con leche y zumo, preparamos las alforjas y damos aire a las ruedas de Vicente esta vez con un compresor que nos deja el dueño del hostal, lavamos las bicis de una fuente que había también en el hostal, engrasamos las cadena y nos ponemos en marcha, está la mañana fresca aunque menos que otros días, salimos con camiseta térmica interior y el chaleco, a 3km de la bajada nos tenemos que parar porque unas vacas están en mitad del camino, que pasada, aprovechamos este parón para quitarnos la camiseta interior, seguimos la bajada por el camino, una bajada espectacular con mucha piedra, rampas de gran desnivel pero disfrutando como enanos del paisaje, que pasada!!! Vamos haciendo fotitos y en una de estas paradas nos pasa una bici con alforjas como un torbellino, y oigo a Vicente decir “Adiu, ese tío va a tumba abierta, yo creo que va levantando hasta polvo y mira que esta el camino sentado” 

Terminamos la bajada y llegamos a un cruce donde nos indican hacia Samos para los de la bici y hacia Sarria para los de Bici y a pie, llamamos a Curro para asegurarnos qué camino tomar, pues ellos se habían metido por el desvío equivocado y habían penado mucho, él nos dice que hacia Samos, ponemos rumbo a Samos por carretera, bonito pueblo con un monasterio impresionante, hacemos las correspondientes fotitos y ponemos rumbo a Sarria por carretera, a la salida de Samos empezamos a subir durante unos 4 km hasta que sin darnos cuenta estamos metidos en una densa niebla, niebla que no abandonaríamos hasta llegar a Sarria, una vez allí vamos al albergue San Lázaro donde nos sellan la credencial. Salimos de Sarria ya por camino y nos encontramos con una subida espectacular cubierta por árboles y con un gran desnivel que nos hace meter todo el desarrollo e inclinarnos hacia delante para no caernos de la bici, que bonito!! Atravesamos la vía del tren y vamos ya por un continuo sube y baja, paramos en Ferreiros donde hacemos la habitual parada, Coca-Cola y bollito, emprendemos la marcha hasta llegar a cruzar el rio Miño, ya estamos en Porto Marín, continuamos por el camino, a la salida del pueblo nuevamente unas rampas que dan miedo, nuevamente metemos “platito” y no nos ponemos ni colorados, así hasta que llegan las 14:15h, hora de comer y como bien dice Vicente las horas de las comidas hay que respetarlas, paramos en Gonzar, y mientras comemos buscamos alojamiento para Melide, donde tenemos pensado dormir, después de tres intentos fallidos encontramos y reservamos, durante la comida hablamos con un peregrino a pie paisano nuestro, es de Alcázar de San Juan y nos cuenta que lleva ya unos cuantos caminos hechos, contándonos varias de las anécdotas que le han surgido, rellenamos bidones y nos ponemos rumbo a Melide, nos esperan 30 km de continuos sube y baja, las palabras que más se oyen son, “no me jodas otra lengua, y chica que es, aquí en Galicia no hay ni un kilómetro llano, vaya tela”, nos encontramos con un peregrino a caballo, que nos comenta que él prefiere hacerlo en bici, que a caballo es mucho más costoso, llegamos a Palas de Rei y entre tanto llegamos a Melide, sexta etapa 94,89 km del ala con 1.410 m de desnivel acumulado,  nos duchamos, hacemos la colada, damos una vuelta por el pueblo y a cenar Pulpo en la Pulpería Ezequiel que nos lo hemos merecido, ya estamos a tan solo 50 km de Santiago, esto esta chupado.

ETAPA 7 (LUNES)
MELIDE (A CORUÑA) – SANTIAGO DE COMPOSTELA (A CORUÑA)

6:45h suena el despertador, desayunamos nuestro bocadillo de jamón, damos aire a las ruedas de Vicente y nos ponemos rumbo a Santiago, hoy será el gran día, continuamos con la rutina desde que entramos en Galicia, continuas rampas cubiertas por arboles hasta llegar a Arzua, donde paramos para que nos sellen la credencial, si hasta ahora no parábamos de usar el timbre de la bici, ahora ya sí que tenemos que tener el dedo pegado a él, no paramos de adelantar peregrinos, buen día, buen camino, buen día, buen camino, nos volvemos a encontrar con el peregrino a caballo, hacemos la correspondiente parada del ángelus, y nos ponemos otra vez manos a la obra, nos encontramos con dos ciclistas de Lleida, un padre y un hijo, que nos dicen que lo del timbre en la bici es todo un acierto que ellos van dando voces y los peregrinos les miran mal, vamos hablando con el padre mientras que el hijo pone tierra de por medio, entramos en un bosque de eucaliptos, joer que bonito, nos paramos a contemplar el paisaje y la tranquilidad mientras que el padre nos dice que el continua a buscar a su hijo, emprendemos la marcha y a los 5 km nos encontramos al hijo ciclista parado buscando a su padre, le decimos que a nosotros nos dejó para buscarle a él, vaya tela estos están perdidos entre los eucaliptos, pasados 2 km de nuevo nos encontramos con el padre que estaba desesperado buscando a su hijo, llamándole por teléfono, no le coge el teléfono, nosotros le decimos que le vimos 5 km atrás,  a los 5 minutos le vemos aparecer al hijo como si nada, menos mal que se encontraron, el padre ya estaba apurado.

Nos ponemos rumbo al Monte do Gozo, desde allí ya se ve Santiago, aunque antes había que subir a él y como no con un gran rampón esta vez asfaltado hasta llegar arriba, no hacemos las correspondientes fotitos, y ya empezamos a saborear que estamos a punto de conseguirlo, nos dejamos caer y entramos ya en las calles de Santiago, vamos callejeando, se nos hace interminable el callejeo hasta llegar a la Plaza del Obradoiro, a la que entramos por unas escaleras con la bici de la mano, nos subimos a ella y nos encaminamos hacia el centro de la plaza, yo con un nudo en la garganta, nos damos la mano, por fin ya estamos en la catedral, hoy solo hicimos 53,22 km del ala con 962 m de desnivel acumulado, son cerca de las 13h y tras 7 días y 787,81 km desde que salimos de Tembleque de la puerta de nuestra casa, hemos llegado, gran emoción por haberlo conseguido, nos hacemos las correspondientes fotitos, me tumbo en la plaza a ver la catedral venirse hacia mí, que sensación… Nos acercamos a la oficina del peregrino donde nos dan la ansiada Compostela y nos disponemos a buscar Alojamiento, nuevamente y como viene siendo habitual en toda la ruta, tenemos suerte y encontramos un hostal de lujo en pleno centro de Santiago, aquí estaremos dos noches, la de hoy y la de mañana una vez que vengamos de Fisterra, nos duchamos y a comer, tenemos toda la tarde libre para visitar la Catedral, dar el correspondiente abrazo a Santiago y comprar los pertinentes recuerdos para la familia, damos una vuelta por Santiago, nos acercamos a la estación de tren para reservar el coche de alquiler para el regreso el miércoles, buscamos sitio para cenar y nos vamos a descansar, ahora sí que ya solo queda una última etapa como colofón a nuestra aventura, mañana pondremos rumbo a Fisterra.

ETAPA 8 (MARTES)
 SANTIAGO DE COMPOSTELA (A CORUÑA) – FISTERRA (A CORUÑA)

6:45h suena el despertador, bajamos a desayunar al bar del hostal donde nos preparan el bocadillo de jamón en un pan redondo que quita el sentido, que rico!! Para esta última etapa y puesto que teníamos que volver a dormir a Santiago decidimos quitar las alforjas y llevar solo lo necesario, por lo que yo quite las alforjas laterales y Vicente la alforja superior, también habíamos decidido hacer la primera parte de los 92 km hasta Fisterra por carretera y si íbamos bien de tiempo hacer la última parte por camino. Cuando vamos a dar aire a las ruedas de Vicente vemos que mi bombín se ha negado y apenas infla las ruedas por lo que preguntamos en el hostal donde hay una gasolinera cercana, nos indican y nos desplazamos hasta allí, antes de llegar al parar para ir a preguntar a un lugareño, fui a sacar la cala del pedal y veo que no me sale, puff al suelo voy, la caída más tonta que puede tener un ciclista, caigo a plomo de parado al suelo, vaya caída tonta, el lugareño preocupado por mí me pregunta si me encuentro bien, le digo que sí que me quite la bici de encima, Vicente no puede hacerlo pues bastante tiene con sujetar su “moto”, vaya tela, lo que nos nos ha pasado en todo el camino, nos pasa a última hora y de la manera más tonta, en fin son cosas que pasan, nos ponemos en marcha y salimos de Santiago por camino hasta encontrar la carretera, puff menos mal que decidimos hacerlo por carretera porque estos 3 primeros km son durísimos con unas rampas impresionantes, cogemos la carretera y nos dirigimos hacia Negreira donde sellamos la credencial en el albergue, preguntamos a la mujer que nos atiende como coger la carretera para llegar a Oliveroa, nos da unas indicaciones no muy fiables por lo que decidimos preguntar a otro lugareño que nos indica cómo llegar, cogemos de nuevo al carretera con continuas “lenguas” de 4-5 km al 7-8% estos son mini puertos, aquí en Galicia no hay un km llano, por fin llegamos a Oliveroa donde en el albergue sellamos y hacemos el habitual ángelus, nos encontramos con un peregrino en bici que nos indica que la última parte del camino mejor hacerla por carretera pues va bordeando la costa y tiene unas bonitas vistas, así que ya está claro, hoy no tocaremos el camino, salimos de Oliveroa con una nueva Lengua de 4 km al 7%, madre mía esto no se acaba nunca, una vez subidos estos 4 km nos dejamos caer hasta Cee, ya vemos el mar, que sensación, después de 8 días hemos llegado con la bici hasta el mar, que grande, vamos bordeando la costa haciendo fotitos y disfrutando del paisaje, pasamos por Corcubion hasta llegar a Fisterra, son las 14h horas y ya hemos llegado, nos desplazamos hasta el albergue donde nos dan la ansiada Finisterrana y nos vamos a comer, por la tarde subiremos al faro y disfrutaremos del momento de llegar a donde ya se acaba la tierra, el punto donde en la antigüedad se pensaba que se acaba el mundo. 

Comemos y subimos al faro, los últimos 3,5 km de subida de nuestra aventura, llegamos al faro, dejamos las bicis y nos sentamos en una piedra a contemplar el mar, que tranquilidad, hay que cargar las pilas para el largo invierno, dejamos entre las piedras algo que hayamos dejado durante toda la ruta como manda la tradición, y nos disponemos a coger las bicis, cuando veo a dos bikers y cuando les pregunto de donde eran me doy cuenta de que su cara me resulta familiar, me dicen que son de Villa de Don Fadrique y yo les digo que de Tembleque, y al decirle yo esto me dice uno de ellos que su hermano estuvo de Guardia Civil allí, joer pero si eres el hermano de Javi Zaballos, con quien yo fui al instituto y hermano de Jose (que en paz descanse) con quien yo coincidí en la banda de música, que casualidad, hablamos durante 10 minutos nos hacemos unas fotitos y nos despedimos.


Cogemos las bicis y bajamos hasta Fisterra donde a las 19h cogemos el autobús que nos lleva a Santiago, dos horas y media de trayecto y por fin estamos en Santiago de vuelta, cogemos las bicis y nos vamos hacia el hostal no sin antes mojarnos un poquito, pues comenzó a llover, aunque fue cosa de poco, oigo a Vicente decir “ya te lo decía yo que hasta que no esté la bici en el garaje no está esto terminado”, llegamos al hostal, nos duchamos y buscamos sitio para cenar, ahora sí que está terminada nuestra aventura, gran experiencia y grandes recuerdos los que me llevo de estos días. Total han sido 8 días de pedaleo desde la puerta de nuestra casa hasta Fisterra con 884,58 km y 10.220 m de desnivel acumulado.
Las frases que más se oyeron en estos 8 días fueron (además de otras que me reservo):
“No te cebes que te estás cebando…”
“Quita hierro, quita hierro…”
“Pongo el platito y no me pongo ni colorao…”
“Otra lengua…vaya tela…”
“Vaya Picachu…”
“Templa, templa…”
“Llevas los ojos llenos de sangre…”
“Coge aire, coge aire…”

No hay comentarios:

 
Contatori per sitocontadores web